Saltar al contenido

Ya me cansé

Hay que reconocerlo, Dios es realmente genial; pero estoy cansado. No entiendo ¿Cómo puede ser que algunos tengan éxito en su vida, que les vaya bien cuando son tan malos? Hasta quisiera ser como ellos. Ellos no tienen problemas, no se preocupan si van a morir algún día porque están llenos de vida y salud. Simplemente tienen todo lo que quieren y se la pasan como si no trabajaran. Hacen lo que quieren, llenos de orgullo, son prepotentes con los demás y viven la vida sin ningún tipo de necesidad. Se ríen de sus pecados y se llenan la boca de lo que hacen como si no hubiera Dios; aún de Él se burlan.

Esto me frustra, para qué trato de hacer bien las cosas, de no robar, de no defraudar a nadie. Si al final, para qué esforzarse tanto si ellos triunfan en su vida y yo que trato de hacer todo bien no gano nada; es más, me menosprecian. Así que decidí unírmelos, quedar con ellos de acuerdo, pero la verdad, por más que lo intenté no pude, me cuesta trabajo pensar de la misma manera que ellos, no puedo entender cómo pueden ser tan indiferentes a la necesidad de los demás y no tienen respeto de Dios.

No me quedó otra alternativa que ir a Dios y en su presencia pude darme cuenta que Dios un día tomará el control de la situación. Dios castigará a los malos. Me sentí tan mal, sentía que mi pecho iba a explotar. Fui tan torpe, tan menso; realmente era como un animal; nunca me di cuenta que Dios siempre estuvo a mi lado, me acompañaba en medio de las dificultades y me guiaba. Y un día estaré en su presencia por siempre.

Verdaderamente, ¿con quién puedo contar si no es contigo? Y no quiero a nadie más que a ti en mi vida. Toda mi vida se derrite en tu presencia, todo mi ser puede estar cansado pero al poner en ti, oh Dios, mi confianza tengo fuerzas.

Muchos pueden vivir lejos de ti, pueden tener riquezas, pero pobre de ellos. Así que yo, he decidido estar en tu presencia, Tú eres mi esperanza y veo tus milagros en mí cada día.

(Paráfrasis del Salmo 73 por Nélson Cabrera)

Publicado enBlog