Saltar al contenido

Temores en la vida

La juventud se caracteriza por la falta de temor. Ser temerario, un atrevido, arriesgarse a más. Ser joven es sinónimo de fortaleza, de vigor. Nos devoramos el mundo porque tenemos toda una vida por delante.

Pero en la realidad actual hay muchos jóvenes que viven atormentados por sus miedos y son condicionados a vivir bajo un estilo y forma que en realidad no planearon y mucho menos quieren. Viven bajo estigmas, mascaras y maquillajes de personajes de fantasía, soñando con algún día encontrar un sitio para ellos, un lugar en este rompecabezas, un hogar donde sentirse libre y sin presiones.

El ideal de vida se transforma en una utopía, un sueño pintoresco del que nos hablaron cuando éramos niños y así como papá Noel y los reyes magos, en realidad no existía.

Pero la desdicha tiene sus ventajas, nos hace vivir incómodos en este mundo y nos empuja a buscar un rumbo quizá nuevo para muchos, que lamentablemente si no lo encontramos pasamos al montón de los que buscaron y se terminaron conformando al resto.

“no tengan miedo de ser lo que son, porque, llega un momento en que el hombre deja de ser lo que quiere ser, para pasar a ser lo que la gente quiere y ese es el peor error que comete el ser humano” 

Los jóvenes no son tontos, no son necios y no son infructíferos. Los jóvenes sienten, piensan, sueñan y temen. El miedo es parte de la vida y a veces nos impulsa al cambio y otras nos paraliza. Enfrentar los temores nos ayuda a reconocer nuestras debilidades y fortalezas, quizá a vislumbrar alguna forma de cambiar la situación y encontrar un escape, una guía, un rescate a lo que nos rodea y presiona hoy.

Temor al presente – que dirán, como me ven, que tengo
Temor al futuro – desconocimiento, desconcierto, desaliento
Temor al pasado – no viví bien, me falto algo, no lo hice.

 Pero Dios te dice:

Isaías 41:10  No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.

Isaías 41:13  Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo.

Publicado enBlog