Saltar al contenido

Llevar el evangelio

Hechos 13:49 Y la palabra del Señor se difundía por toda aquella provincia.

¡Qué inspirador versículo! Qué grandioso sería escuchar eso hoy en día.
¿Has visto tu provincia? ¿Conoces las necesidades de ella? ¿Sabes cuáles son los barrios más vulnerables y necesitados? ¿Has pasado por ellos para hablar del amor de Dios?

Acordemos que no es un trabajo fácil, que no es sólo cuestión de tener un paquete de folletos y repartirlos. Se trata de orar por nuestra tierra, por nuestra provincia y barrio. Clamar a Dios por ella, tener pasión por las almas perdidas y hablarles del amor de Cristo.

En muchas ocasiones nos preocupamos tanto de programas y eventos; de cumplir con los planes trazados a principio de año y no le damos espacio a la guía del Espíritu Santo. Si ves bien, al comienzo del capítulo 13 de Hechos, el Espíritu Santo dijo a la iglesia que “separaran a Bernabé y Saulo para la obra a la que los he llamado”. Es el resultado de la guía del Espíritu tanto alcance del evangelio.

Cuando haces la obra de Dios en tus propias fuerzas, sin su guía, sólo por la emoción o por ver la necesidad puedes cansarte o perder el enfoque de la obra. Puedes confundir la razón del por qué estás predicando.

Pero cuando oras, buscas y vas a predicar el evangelio con la guía de Dios; tu corazón se llena de gozo, cobras nuevas fuerzas y la Palabra de Dios corre por las calles de cada barrio en tu provincia.

Te animo a que en una hoja de papel escribas el nombre de tu provincia, ores por ella. Pongas el nombre de algunos barrios a los que nunca has ido, ores por ellos. Contactes a algunos hermanos y compartas tu deseo de evangelizar tu provincia y ores por estos hermanos. Compres folletos y designes un día. Y vayas con hermanos a testificar.

Si necesitas ideas o materiales contáctate con ministerios evangelísticos locales que te puedan asesorar o con nosotros y podemos darte una mano. Pero no dejes pasar tu vida sin ganar almas para Cristo.

Sé parte de la expansión del evangelio, haz que la Palabra de Señor se difunda en toda la provincia.

Publicado enBlog