Saltar al contenido

El trigo, tú

“Los campos de trigo no me recuerdan nada y eso me pone triste. ¡Pero tú tienes los cabellos dorados y será algo maravilloso cuando me domestiques! El trigo, que es dorado también, será un recuerdo de ti. Y amaré el ruido del viento en el trigo.”

Este fragmento es del libro «El Principito», es la conversación entre el zorro y el Principito. Uno de los capítulos más emotivo y significativo; dónde se revela el secreto de que “lo esencial es invisible a los ojos”.

¿Qué cosas te transportan a lugares, momentos y personas?, ¿un parque, unas hojas secas en la vereda, un perfume, algún color o hasta un número en particular?, puede ser que ciertas letras te hagan recordar que no son sólo letras o cosas sino que encierran la magia del amor y el recuerdo grato de una persona que aunque hoy está lejos la tienes presente.

El trigo puede ser inútil, pero cuando te recuerda a alguien es lo más hermoso que puedes tener. Es hermoso poder guardar estos íconos en tu mente, son parte de tu vida; hacen que soñar sea posible.

No pierdas la capacidad de soñar e ilusionarte, esto se consigue gracias a las relaciones, gracias a ser “domesticados” por alguien.

¿Quién guarda tu corazón?, o mejor dicho ¿a quién guardas en él?, la vida es muy corta para no recoger pequeños granos de trigos en el camino. Ama, sueña, sonríe al pensar en esto; no dejes de sentir. Estos sentimientos te recuerdan que eres un ser humano, un reflejo de Dios.

Publicado enBlog