Saltar al contenido

Dame tu corazón

“Dame, hijo mío, tu corazón, y miren tus ojos por mis caminos”. Proverbios 23:26

¿Qué podríamos dar a Dios que realmente valga la pena? ¿Un auto, una casa, un televisor, un juguete preferido? La verdad nada de eso le interesa más a Dios que el corazón.

Dios quiere tener una relación personal con nosotros, ser nuestro Padre, nuestro amigo. No necesita cosas materiales, no necesita que hagamos cosas grandes para Él ni pequeñas, sólo le interesa que podamos acercarnos a Él y buscarlo día a día.

¿Por qué Dios quiere nuestro corazón y no nuestros ojos o nuestra boca?

  1. Porque en el corazón están nuestros sentimientos y quiere que le amemos profundamente.
  2. Porque del corazón salen nuestros deseos y si amamos a Dios buscaremos las cosas que le agradan a Él.
  3. Porque el corazón gobierna nuestros pensamientos, y si tenemos nuestro corazón en Dios haremos cosas que le glorifiquen a Él y le obedezcamos.

Dios quiere nuestro corazón porque si se lo damos, Él nos llenará de alegría y guiará siempre a lo mejor.

¿Qué hará Dios en mi corazón?

  1. Lo limpiará de todo pecado. Jesús murió en una cruz, derramó su sangre y resucitó para darnos perdón de pecados y limpiarnos de todos ellos. Si recibimos a Jesús en nuestro corazón, Dios promete aceptarnos como hijos y darnos la vida eterna y estar junto a Él en el cielo.
  2. Dará esperanza y gozo de saber que estaremos por siempre con Él, que nos ayudará en nuestros problemas y nos cuidará. Estaremos confiados y seguros.
  3. Nos dará su amor, podremos experimentar y mostrar amor a los demás de una forma que nunca antes lo haríamos. Amaremos a Dios mismo, porque su amor estará en nosotros.
  4. Hará su morada en él. Dios no sólo quiere perdonarnos sino vivir en nosotros, su Espíritu Santo hará su casa en nosotros y estará por siempre aquí. Desde nuestro corazón podrá ayudarnos a vencer la tentación y dejar el pecado, entender y amar la Biblia. Nos guiará a orar y nos mostrará qué hacemos mal y qué ofende a Dios. 

Dios quiere nuestro corazón porque ahí está nuestra vida en sí. Y que mejor lugar es que nuestra vida esté en las manos de Dios.

Publicado enBlog