El síndrome de la Reina de Corazones

By 26 enero, 2017Blog

Uno de los clásicos cuentos de hadas es: Alicia en el país de las maravillas de Lewis Carroll, lleno de aventuras y cosas extrañas, pero más aún en la versión de Tim Burton llevada al cine, que en realidad es una extensión de historia original. Una de las ideas que queda plasmada en la película es la actitud de la Reina de Corazones que continuamente grita: ¡Qué le corten la cabeza!. Ella dice: “es mejor ser temido que amado”, bueno este pensamiento no es de ella solamente sino también de Nicolás Maquiavelo, un escritor italiano del renacimiento que escribió cómo un príncipe debía gobernar. Y argumenta que:

“Los hombres tienen menos cuidado a la hora de ofender a un príncipe que se haga amar que a uno que se haga temer; porque el amor es un vínculo de gratitud que los hombres, perversos por naturaleza, rompen cada vez que pueden beneficiarse; pero el temor es un miedo al castigo, y ese miedo nunca desaparece. El que nos teman dependen de nosotros. Nosotros podemos infringir temor, pero, en cambio, no puedes obligar a nadie para que te ame, y por eso es mejor el que nos teman antes de buscar el que nos amen. Pero nos pueden temer sin llegar a odiarnos, pues no siempre se odia a todo aquel que tememos. El temor puede causar respeto, mientras que el odio puede causar deseos de venganza, y por eso hay que evitarlo.”

Hay muchas personas que tienen este síndrome de la Reina de Corazones, pues piensan que podrán controlar las vidas de los demás bajo el miedo y el castigo, y no por el amor. Esto es parte de los propios temores del individuo ya que retener a los demás por amor al mismo tiempo les da la libertad de que sean gratos o no. En cambio manipular a los demás por el miedo o represalias asegura que los otros harán lo que éste quiere.

Cuando una persona usa el enojo, la indiferencia, la venganza o las acusaciones como una manipulación para que termines haciendo lo que ella quiere es obvio que sólo tiene el control por medio de la fuerza y no del amor. Por eso es importante para ella cada tanto reaccionar de una manera odiosa, sólo para ver si aún tiene el control de las cosas o de las vidas de los que están alrededor.

Una frase argenta dice: “la culpa no es del chancho sino de quién le da de comer”, creo que esto se aplica aquí. Una persona con el Síndrome de la Reina de Corazones influye sobre aquellos que le permitan ejercer dicho control; si te dejas manipular por el temor que trata de colocar, siempre terminarás haciendo lo que ella quiere. Pero si decides no hacerle caso, verá que no tiene control sobre ti y comenzará a aumentar el nivel de enojo dando como resultado más berrinches, que en definitiva son sólo eso: berrinches.

Una relación no puede estar basada en la manipulación sino en el entendimiento mutuo y la empatía. Muchas veces podemos estar molestos o nos sentimos ofendidos, engañados o menospreciados por aquellos que esperamos que nos amen, pero nosotros debemos dar una carta blanca de confianza y asumir que lo que nos están diciendo es verdad, sus razones son justas aun cuando esto nos lastime, pero negociar que no vuelva a pasar y aceptar sus disculpas. El miedo a perder el control de la situación te llevará a actuar de un modo manipulador y sólo traerá más conflicto.

No te dejes manipular ni trates de manipular a los demás, si cortas la cabeza a todos los que no hacen lo que deseas pronto terminarás como la Reina de Corazones, con una ciénaga llena de cabezas alrededor de tu casa.

Dios jamás actuó así, es más nos muestra cuán paciente es y cómo nos ama:

Oseas 11:4 Con cuerdas humanas los atraje, con cuerdas de amor; y fui para ellos como los que alzan el yugo de sobre su cerviz, y puse delante de ellos la comida.
8 ¿Cómo podré abandonarte, oh Efraín? ¿Te entregaré yo, Israel? ¿Cómo podré yo hacerte como Adma, o ponerte como a Zeboim? Mi corazón se conmueve dentro de mí, se inflama toda mi compasión.

Dios nos llama, nos busca, nos ama y espera que nos mantengamos unidos a Él por amor y no por miedo, no es un tirano sino alguien que con amor constante nos cuida y se compadece de nosotros. Y es Él quien nos pide que actuemos cómo Él lo haría. ¿Vives como un hijo de Dios?.

El miedo puede traer ciertos beneficios, pero conseguir cosas con la manipulación es reflejo claro de tus propios temores. Ama y serás amado, muestra compasión y siempre volverán a ti.

Author nel

Argentino, nacido el 01 de agosto del '77, obvio! 1977. Casado con Esther Logacho. Padre de Ariel David, nuestro pequeño León de Dios y de Lucas Nicolás el que Resplandece. Ambos son nuestro mayor tesoro. Trabajo como misionero en Quito Ecuador desde el año 1999 y en 2006 fundé Comisión Juvenil, una misión evangélica que tiene el sueño de entrenar a jóvenes en diferentes áreas de ministerio en la iglesia local para fundar nuevas iglesias. Amamos a Dios profundamente y nos dedicamos a Él por completo. Comparte sus reflexiones en su blog personal www.notansimple.com desde 2011. Hoy trabaja en LA BIBLIA DICE y Vamos Juntos coordinando eventos y contenidos de estudios, devocionales y recursos bíblicos digitales.

More posts by nel

Leave a Reply