No me sale nada

By 21 abril, 2016Blog

Tengo que confesarles que en estos días no había nada en mi cabeza, nada me salía, se fue la inspiración. Hemos pasado por una tragedia nacional y cada día parece que el problema empeora. Trabajamos juntando donaciones para los damnificados y buscamos lugares donde enviar las mismas. Las noticias por los canales oficiales son devastadoras, a medida que pasan las horas y días del momento del terremoto las situación de riesgo crece, hay menos probabilidades de salvar a los atrapados en los escombros; la desesperación por algo de comida y agua es mayor y las enfermedades tropicales son más probables de contraer.

Los amigos que fueron a la zona de desastre no sólo van a ayudar sino que tienen que pensar que ellos mismos están en riesgo, que tampoco hay alimento para ellos si es que no han sido precavidos de llevar lo necesario. Los robos y el peligro es más común. Pero por otro lado vemos el corazón de un pueblo sensible, lleno de generosidad y preocupación por los demás, cristianos y no, haciendo todo por el más necesitado.

Pero en cuanto a mí, no he tenido cabeza para escribir nada estos días. Tengo miles de ideas y versículos que van y vienen en mi mente. Temas que creo que son importantes para los jóvenes, pero me doy cuenta que no se trata de lo que yo pueda escribir, mi mente está en las personas que necesitan nuestra ayuda; nada gano yendo a la zona cero, los perros de rescate están más entrenados que yo para encontrar y salvar a alguien. Pero yo no puedo escribir, en medio de mis propios problemas y necesidades está esta carga de pensar y buscar donaciones para ellos.

Pero entendí, que no soy yo el que debe promocionarme en una red social o página web. Por más que intenté no he podido escribir pues simplemente creo que Dios quería que me ocupe de otras cosas no en escribir. Cada pensamiento me sonaba en la cabeza pero no encontraba sentido para llegar al punto principal. Pero hoy, luego de lágrimas, esfuerzo y trasnochadas creo entender que es lo que Dios quiere de mí y obviamente de todos nosotros, pues quiere que roguemos por lo mas afectados.

1 Samuel 12:23  “Así que, lejos sea de mí que peque yo contra Jehová cesando de rogar por vosotros; …”

Lo único que Dios espera de mí en este momento es que ore, Él sabe cómo hacer llegar los bienes y las personas más calificadas.  Dios jamás se desesperó, sabía cuándo, cómo llegó y llegaría otro sismo, Él sabía lo que iba a ocurrir. Así que manda a orar, sólo eso, no debo perder mis ojos de esta luna llena de hoy para buscar respuestas sobre cosas que sabemos que Dios no las reveló. Pero creo que es necesario trazar estrategias claras de cómo poder ayudar.

No te preocupes si no te  viene la inspiración, Dios quiere llevarte a un nivel más alto que cualquier mortal promedio, a que ores e intercedas por aquellos más necesitados. No es momento de promocionarnos sino más bien de levantar las manos y orar y glorificar el nombre de nuestro Señor sobre las naciones.

Anímate a gastar tu tiempo y tus neuronas en la oración, si no sabes qué pedir Dios te traerá lo que necesites, su Santo Espíritu y te guiará a nuevos proyectos. Dios siempre te guiará.

Quizás no sabía que escribir, pero sí podemos orar juntos.

 

Author nel

Argentino, nacido el 01 de agosto del '77, obvio! 1977. Casado con Esther Logacho. Padre de Ariel David, nuestro pequeño León de Dios y de Lucas Nicolás el que Resplandece. Ambos son nuestro mayor tesoro. Trabajo como misionero en Quito Ecuador desde el año 1999 y en 2006 fundé Comisión Juvenil, una misión evangélica que tiene el sueño de entrenar a jóvenes en diferentes áreas de ministerio en la iglesia local para fundar nuevas iglesias. Amamos a Dios profundamente y nos dedicamos a Él por completo. Comparte sus reflexiones en su blog personal www.notansimple.com desde 2011. Hoy trabaja en LA BIBLIA DICE y Vamos Juntos coordinando eventos y contenidos de estudios, devocionales y recursos bíblicos digitales.

More posts by nel

Leave a Reply