El último día

By 31 diciembre, 2016Blog

Hoy se acaba este año, quizá muchos de nosotros hemos hecho algún tipo de balance general de todo lo que nos pasó, separando lo bueno de lo malo, sacando ganancias y pérdidas. Tal vez te fue bien, quizás no, pero casi todos se ponen un poco sensible hoy. Con nuevas esperanzas y proyectos para el año que comienza, con nuevas propuestas y nuevos desafíos: “este año voy a ser mejor”, “voy a hacer dieta”, “voy a leer más mi Biblia”, “voy asistir a la iglesia” y otras muchas promesas. Que a veces terminan en sólo simples deseos y augurios de una tarjeta de fin de año.

Dirás que soy un amargo o pesimista, pero en realidad es sólo un cambio de día en el calendario, el resto de la vida sigue igual, no cambia porque cambiemos el último dígito en nuestros años. Tus problemas siguen ahí, los líos de la familia, tu falta de dedicación a las cosas de Dios, aún ese pecado que te asedia seguirá ahí.

No quiero desanimarte, a mí en lo personal, me encantan estas fechas; Navidad y año nuevo son muy especiales y emotivas, puedo ver a mi familia, pasar un tiempo especial, recordar el nacimiento del Salvador y pensar en todo lo que podremos hacer el próximo año. Y al igual que tú, también hago un balance de este año. Pero ¿Cuál es la postura que debemos tomar? ¿Quemar un monigote diciendo que es el año viejo y que ahí están todas aquellas cosas malas para comenzar un año nuevo?, ¿Comer 12 pasas de uvas y pensar en deseos buenos para el año que comienza?, ¿Abrazar al pariente con el cual estuve todo el año peleado y suponer que se solucionaron las cosas con ese abrazo mágico?. No definitivamente no.

Como hijos de Dios tenemos cosas mejores, vivimos un mundo diferente al resto, mientras todos viven según sus supersticiones y deseos vanos, el hijo de Dios vive por fe. Hasta lo malo de este año que pasó no es tan malo porque por medio de la prueba pudiste crecer y conocer más a Dios, o a ti mismo viendo lo débil y cuanto necesitas de Dios o lo fuerte y maduro que te has vuelto, porque en otro momento no habrías salido de esa.

Al comenzar otro año se me vienen algunos versículos a la mente como:

Mateo 6:31  No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?
32  Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.
33  Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.
34  Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.

Santiago 4:13  ¡Vamos ahora! los que decís: Hoy y mañana iremos a tal ciudad, y estaremos allá un año, y traficaremos, y ganaremos;
14  cuando no sabéis lo que será mañana. Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece.
4:15  En lugar de lo cual deberíais decir: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello.

Constantemente nos preocupamos de nuestro futuro, el mundo consulta hasta una farsante vestida de gitana para ver si le dice que va a pasar. Constantemente estamos convencidos de que tenemos todo claro, y que nuestros proyectos son los mejores, que nuestra vida y triunfo está asegurada en nuestros planes. Pero pocas veces preguntamos a Dios cuál es su plan y si podemos ser parte de él.

Si quieres un consejo para este año que comienza te doy estos:
– No comas ansias antes de tiempo. No te preocupes por lo que aun no llega.
– Busca a Dios, encuéntrate con Él, aviva tu comunión con Cristo.
– Lo malo que ya pasó déjalo a tras, ya no puedes cambiarlo.
– Busca el plan de Dios, qué quiere hacer en tu comunidad, iglesia y familia.
– Únete al plan de Dios, no hagas tus propios planes sino acóplate a lo que Dios hace.
– Encomienda a Dios tu futuro, ora por tus proyectos, pregúntale a Dios si eso es lo bueno que hagas y si te apoyará.
– Ríndete a la voluntad de Dios y prepárate para ver cambios y ajustes en tu vida.
– Dedica a Dios este año, entrégale a Él el control de tu vida y verás su paz.

No hay una receta general para una vida con éxito, porque todos somos y vivimos vidas diferentes, pero si hay una receta para el fracaso en tu vida y es: “dejar a Dios a un lado”.

Recuerda: “los hijos de Dios no somos personas con un problema, sino con un propósito” busca el propósito para este año y tómalo de la mano de Dios.

Unos últimos versículos para que lo pienses:

Eclesiastés 12:13  El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre.

Proverbios 16:3  Encomienda a Jehová tus obras, Y tus pensamientos serán afirmados.

Si se te ocurre algún otro versículo, puedes comentarlo abajo, será de gran bendición y que comiences un buen año.

Author nel

Argentino, nacido el 01 de agosto del '77, obvio! 1977. Casado con Esther Logacho. Padre de Ariel David, nuestro pequeño León de Dios y de Lucas Nicolás el que Resplandece. Ambos son nuestro mayor tesoro. Trabajo como misionero en Quito Ecuador desde el año 1999 y en 2006 fundé Comisión Juvenil, una misión evangélica que tiene el sueño de entrenar a jóvenes en diferentes áreas de ministerio en la iglesia local para fundar nuevas iglesias. Amamos a Dios profundamente y nos dedicamos a Él por completo. Comparte sus reflexiones en su blog personal www.notansimple.com desde 2011. Hoy trabaja en LA BIBLIA DICE y Vamos Juntos coordinando eventos y contenidos de estudios, devocionales y recursos bíblicos digitales.

More posts by nel

Leave a Reply